Este blog nace de la necesidad de recopilar las recetas que voy haciendo y el gusto de querer compartirlas con todo el mundo

jueves, 18 de mayo de 2017

PIONONOS

Uf madre mía... esto de rescatar fotos que ya tenía hechas sin publicar y ponerles la receta es un auténtico suplicio, sobretodo cuando no las puedo volver a hacer por el momento.
Much@s ya sabéis que me he mudado hace unos meses a Colombia. Si, lejos.. lo sé, pero gracias a Dios estoy muy feliz aquí, con Fabián, entrando, saliendo, compartiendo el día a día, haciendo una especialización en neuropsicología (que me apasiona)... pero apenas cocino (por no decir nada)
Y tenía estas fotos sin publicar de unos piononos que aún recuerdo el sabor, la textura... un poco mojaditos sin llegar a ser borrachos...Todos quedamos encantadísimos con esta receta, que hice varias veces.
En la primera foto se ven unos piononos con caramelo por encima. En realidad no son así, pero no me quedaba fuego en el soplete para quemar el azúcar y no tenía pala para quemar, así que hice un caramelo y lo puse por encima. El resultado? Bueno, pero finalmente si no tenéis soplete o pala de quemar no es necesario que lo hagáis porque quedan espectaculares sin el caramelo también.

Ingredientes para el bizcocho:
4 huevos grandes
100 gramos de azúcar
50 gramos de harina de trigo normal (harina de todo uso)
50 gramos de harina fina de maíz (Maizena)
30 mililitros de leche entera

Para la crema pastelera:
4 huevos
80 gramos de harina fina de maíz (Maizena)
700 mililitros de leche entera
300 mililitros de nata
250 gramos de azúcar
1/2 cucharada de aroma de vainilla o media vaina de vainilla
60 gramos de mantequilla

Para el almíbar:
500 mililitros de agua
500 mililitros de azúcar
100 mililitros de ron (es opcional, yo le puse unas gotas de esencia de ron que venden en el lidl en unos paquetes con otras esencias de limón, naranja, buttercream...)


Preparación:

De la crema pastelera:
En un cazo ponemos a calentar la leche, la nata, el azúcar y la vainilla a fuego medio, removiendo bien para que se disuelva el azúcar y no se pegue en el fondo.
En un bol ponemos los huevos con la harina de maíz, batimos y colamos para asegurarnos que no quedan grumos.
Cuando la mezcla de leche esté caliente sin hervir, echamos un poco sobre los huevos y batimos rápidamente para que no cuajen, y lo echamos todo en el cazo de nuevo, removemos y dejamos a fuego medio que hierva hasta que espese. Hay que estar batiendo constantemente para que no se pegue. Sacamos y pasamos por un colador chino para dejar la crema lisa (si no hay grumos no es necesario)
Añadimos la mantequilla, que se derretirá por el calor de la crema y movemos bien hasta que se integre todo. Tapamos con un papel film transparente que pegaremos en la superficie de la crema para que al enfriar no haga costra y dejamos fuera hasta que temple. Una vez templado lo podemos poner en la nevera para que enfríe.

Para el bizcocho:
Precalentamos el horno a 180ºC
Separamos las claras de las yemas.
Montamos las claras y cuando estén ya montadas añadimos la mitad del azúcar y seguimos batiendo hasta que estén muy duras. Reservamos.
Batimos las yemas con el resto del azúcar hasta que blanqueen y tripliquen el volumen. Añadimos la leche poco a poco sin dejar de batir.
Añadimos poco a poco las claras que teníamos reservadas: primero un poco y mezclamos sin cuidado hasta integrar y luego en dos veces más usando una espátula, con movimientos envolventes de abajo a arriba hasta que quede bien mezclado.
Echamos la masa en dos bandejas con papel de horno y la extendemos bien usando una espátula. Recordar que tienen que ser unas planchas finas, extended bien.
Horneamos las planchas 7 minutos calor arriba y abajo y sacamos, dejamos enfriar sobre una rejilla y una vez frías quitamos el papel de horno.
Dividimos cada plancha en dos cortándola a lo largo como en la foto y extendemos una buena capa de crema pastelera sobre el lado no poroso de cada porción (es la parte que queda hacia arriba cuando está en el horno)
Dejamos un margen de 2 dedos sin poner crema por uno de los lados (hacemos así porque al enrollar la crema va desplazándose un poco hacia el final y quedaríamos untados de crema)

Enrollamos cada trozo de plancha y la apretamos ayudándonos del papel de hornear (giráis y apretáis hacia vosotros, para que la crema no se vaya hacia el final.
Los envolvemos en el mismo papel de hornear, o como yo hice en papel film, apretando bien para que mantengan la forma. Los metemos en la nevera unas 4-6 horas o toda la noche.
Cuando estén firmes preparamos el almíbar:
En un cazo con agua echamos el azúcar y la esencia de ron (o el ron) y dejamos que hierva unos minutos. Dejamos que se temple
Quitamos el papel film, cortamos los extremos para que queden iguales y bonitos y cortamos el rollo en trozos de 2 ó 3 dedos de ancho.
Con el almíbar templado metemos los trozos en él, dejamos 1 segundo y sacamos rápidamente para que no se nos rompan y dejamos enfriar.

A la hora de presentar hay dos formas (tenéis la foto arriba del todo: los dos de los extremos que tienen el caramelo tienen más crema pastelera y los de en medio no)
Ponemos los piononos con la crema pastelera hacia arriba, entonces con una manga pastelera ponemos otro poco de crema encima, espolvoreamos azúcar y la quemamos con un soplete
O dejamos los piononos como los de enmedio en la primera foto y simplemente los espolvoreamos con un poco de azúcar y lo quemamos.

jueves, 11 de mayo de 2017

AMERICAN APPLE PIE (TARTA DE MANZANA AMERICANA)


Ohh.. qué delicia de tarta!!... Cómo desearía estar en casa ahora y hornear una de éstas...
De lo poco de menos que echo en falta en Colombia -después de mi familia y amigos, obviamente- es la cocina de mi casa: mis moldes, mis tonterías de cocina, mi horno destartalado pero que va como un tiro...
 Esta receta es americana, pura manzana a la que yo agregué pasas, para contrarrestar ese toque un poco ácido. Espectacular. De mis favoritas.
 Qué más puedo decir? que la manzana suave que no se deshace contrasta muy bien con la corteza crujiente de la masa, y ya si lo acompañamos de una natilla ligera (natillas españolas, no las colombianas) una crema inglesa ligera y buena compañía..la tarde es perfecta. Probadlo.

Ingredientes (voy a poner las cantidades tanto en medidas americanas como españolas)
Para la masa:
2 tazas y 1/2 de harina normal de trigo (590 gramos de harina de todo uso)
1 cucharada de azúcar granulado
3/4 de cucharadita de sal
10 cucharadas (140 gramos) de mantequilla sin sal cortada en dados pequeños.
1/3 taza (75 gramos) de mantequilla con sal cortada en dados pequeños
6 cucharadas de agua muy fría (puede que necesitéis un poco más)

Para el relleno:
1/2 taza (112 gramos) de azúcar granulada blanca
1/4 taza (50 gramos) de azúcar moreno de caña (o panela)
2 cucharadas de harina de trigo normal
1 cucharada de zumo de limón
2 cucharaditas de cáscara de limón rallada sin la parte blanca
1/8 de cucharadita de nuez moscada
3 libras de manzanas (1 kilo y 300 gramos) tipo Granny Smith (las verdes o amarillas muy firmes) peladas, sin hueso y cortadas en rodajas finas (a mi me gustan un poco más gruesas, pero finas es la receta original)
Uvas pasas (opcional, al gusto, un buen puñado)

Ingredientes para la corteza superior:
Leche
Azúcar granulada blanca

Preparación:

Para la masa:
Mezclar la harina, el azúcar y la sal en una picadora o batidora (se puede hacer a mano) Agregamos las mantequillas y en la procesadora o batidora vamos dándole hasta conseguir una textura como de migas. Añadimos el agua muy muy fría y batimos hasta conseguir una textura de arena húmeda. Si la masa está seca añadimos más agua poco a poco.
Hacemos una bola y la dividimos en dos partes. Aplanamos como si fuese un disco, las envolvemos en papel film transparente y dejamos enfriar en la nevera 2 horas como mínimo.

Para el relleno:
Precalentar el horno a 200ºC (400ºF)
En un bol grande ponemos el azúcar blanca, el azúcar moreno, la harina, la ralladura de limón, el zumo de limón y la nuez moscada. Mezclamos bien y después añadimos las manzanas y las uvas pasas y volvemos a mezclar, que se impregne todo bien.

Para hacer la tarta:
Para un molde de unos 23/26 cm de diámetro
Sacamos uno de los trozos de masa y lo ponemos en una encimera enharinada. Estiramos hasta conseguir un círculo de unas 12 pulgadas (unos 35 centímetros) y lo ponemos en un molde para masa quebrada. Tiene que sobrar masa por los bordes cuando lo pasemos al molde.
Ponemos dentro el relleno y tapamos con el otro trozo de masa que habremos estirado igual que el anterior.
Podéis cortar en tiras y poner primero unas verticalmente y luego otras horizontalmente atravesando las verticales como si fuese un enrejado o extendéis toda la masa como en la primera foto tapando completamente la tarta.
Cerramos bien los bordes apretando la masa de arriba con la de abajo y pintamos con leche.
Espolvoreamos un poco de azúcar por toda la superficie.
Meter al horno durante 10 minutos y luego bajamos la temperatura a 190ºC (375ºF) y cocinar 1 hora hasta que la masa tenga un ligero color dorado (si os gusta más dorada, dejadla más tiempo) y los jugos empiecen a burbujear. (si veis que se dora demasiado ponedle un poco de papel de aluminio por encima.
Dejar enfriar completamente y servir con una crema inglesa o una bola de helado de vainilla.


viernes, 5 de mayo de 2017

POLLO EN SALSA DE PISTACHOS

Hoy vengo con una receta que tenía sin publicar, pero que en casa nos gustó mucho: pollo en salsa de pistachos.
No es una receta que necesita mucha elaboración, es muy rica y diferente.
No sé si a vosotros os pasa, pero una termina cansada siempre de las mismas salsas.
Como digo, es una receta sencilla, perfecta para aquellos que estan a dieta y se aburren de comer siempre lo mismo.

Ingredientes para 4 personas:

4 muslos de pollo sin piel
1 cebolla grande
2 puerros
1 pimiento verde grande
50 ml de brandy, oporto o similar, también podéis ponerle vino blanco
2 hojas de laurel
500 ml de caldo de pollo o agua
50 gramos de pistachos pelados
3 clavos de olor
Sal
Pimienta
Aceite de oliva

Preparación:
En una sartén con un poco de aceite doramos y sellamos los muslos de pollo con un poco de sal. Reservamos.
En la misma sartén ponemos la cebolla, el pimiento verde y los puerros todo picado muy fino y dejamos que se haga a fuego lento con un poco de sal y pimienta.
Cuando ya las verduras tengan color volvemos a echar el pollo y regamos todo con el licor, y dejamos que evapore el alcohol.
Añadimos el caldo o el agua justo que cubra los muslos e incorporamos los clavos de olor y el laurel y dejamos que se haga bien el pollo.
Por otro lado en una sartén pequeña doramos un poco los pistachos sin que se quemen porque amargan.
Sacamos el pollo, lo reservamos, sacamos los clavos de olor y el laurel y batimos bien los pistachos con las verduras y el agua donde hemos cocido el pollo. Si queda muy espeso añadimos agua.
Servimos poniendo una capa de salsa de pistachos sobre el pollo y acompañamos con unas patatas cocidas.

jueves, 27 de abril de 2017

PATACONAS FRITAS

Continuamos con recetas colombianas, esta os va a encantar!!! 
Patacones o pataconas fritas: Se hacen con plátano verde, que podéis ver mas abajo en fotos.
Es un plátano durísimo que hay que cocinar: ya sea cocer o freir porque si no, no se puede comer.
Tenéis que probarlo, definitivamente el sabor es mejor que el de las patatas fritas. Donde esté un plato de pataconas o yuca frita que se quite lo demás!!!
Ah... y no tenéis excusa, el plátano verde se puede encontrar en todos los mercados y en muchos supermercados de España.

Ingredientes:
Plátanos verdes (si ya está un poco amarillito saldrá con un sabor más dulzón, pero igualmente exquisito)
Agua
Sal
Aceite para freir

Preparación:

Primero cortamos los extremos del plátano y luego hacemos varios cortes a lo largo con un cuchillo, el corte tiene que ser un poco profundo, que raje toda la piel hasta dentro pero sin cortar el plátano.
Luego hacemos palanca con el cuchillo y vamos sacando la piel. Es muy dura y está pegada al plátano, por eso hay que rajar bien la piel para que salga.
Una vez pelado cortamos en rodajas de un dedo de grosor.
En una sartén con bastante aceite ponemos a freir los trozos de plátano hasta que estén dorados.
El fuego tiene que ser medio, para que no se doren muy rápido y queden crudos por dentro.
Los sacamos a un papel absorbente.
Una vez hayan sacado toda la grasa en el papel los ponemos en una tabla y aplastamos con ayuda de un plato o como en la foto, con ayuda de una tabla de madera.
Una vez que hemos aplastado el plátano y queda como en la foto de abajo, lo pasamos por agua con mucha sal y escurrimos un poco.
Esto se hace para que el patacón tenga sabor y además, para sellarlo.
Una vez hemos aplastado todos los plátanos y los hemos pasado por agua con sal les volvemos a dar una segunda fritura, esta vez para que cojan color.
Sacamos, escurrimos y emplatamos.
Es perfecto como guarnición o entrada, con una salsa pico de gallo o carne desmechada.
Ya me contaréis!!!

jueves, 20 de abril de 2017

AJIACO SANTAFEREÑO (COLOMBIANO)


Al fin unos dias de vacaciones por la Semana Santa!!!
Fa y yo nos hemos ido a casa de Bea en la Vega, un pueblo muy bonito del departamento de Cundinamarca.
Las vueltas que da la vida... termino en Colombia y resulta que una de las íntimas amigas de mi madre reside allí desde hace unos meses.
Lo hemos pasado muy bien, descansando como en familia, en ese pequeño paraíso verde, donde la tierra es fértil y se da de todo.
El ajiaco es un plato típico de Bogotá y varias zonas de Colombia. Dicen que es una sopa, aunque a mi más me parece un guiso. Muy contundente pero de sabor suave.
Me encanta.
Eso si, son imprescindibles 2 cosas: 3 tipos de patatas (criolla: da el color amarillo a la sopa; sabanera: es morada y más dura y es la que queda en trozos en la sopa; y la pastusa: se deshace como la criolla y da el espesor al caldo) y un atado de guasca, que es la hierba que le da el sabor típico al ajíaco.
En algún sitio he leído que se puede reemplazar por un atadillo de orégano y tomillo; yo sé que no es igual, pero a falta de pan... todo es probar, no?
Las patatas se pueden tratar de encontrar en mercados latinos en España, aunque imagino que será complicado, pero la patata nueva se deshace como la pastusa y la roja haría las veces de sabanera. Pero la criolla es la que da el color amarillo al caldo, y es imprescindible. Tratad de buscarla en España, que no debe ser muy dificil.

Ingredientes para 6 personas:
3 pechugas de pollo (pusimos muslos, que son más jugosos)
3 litros de agua
3 mazorcas de maíz
450 gramos de papa criolla
225 gramos de papa pastusa
225 gramos de papa sabanera
1 atado de guascas (un manojo)
Unas ramitas de cilantro (4 ó 6)
1 cebolla larga mediana (cebolleta)
2 aguacates
Crema de leche (nata para cocinar)
Alcaparras (la cantidad va en gustos así que comprad un bote pequeño y lo ponéis en la mesa a la hora de presentar el ajíaco)
Sal

Preparación:

En una olla grande ponemos el agua, el pollo y las mazorcas cortadas en 2 ó 3 trozos cada una y sal.
Dejamos hervir y vamos retirando el pollo conforme esté hecho. Reservamos.
En la misma olla echamos la cebolla larga y el cilantro y agregamos las papas en trozos: primero la sabanera que es la más dura, unos minutos después la pastusa y a los 5 minutos la criolla.
Dejamos hirviendo y añadimos la guasca. Dejamos tapado hasta que la sopa espese. Rectificamos de sal

Deshilachamos el pollo.
Cuando la sopa haya espesado tendrá una consistencia como la de la foto se arriba, como un puré ligero; sacamos la cebolla larga que apartaremos y presentamos en varios platos: la sopa con las mazorcas y la guasca por un lado, el pollo deshilachado por otro y los aguacates cortados en trozos.
Para emplatar ponemos 3 o 4 cacitos de sopa con un trozo de mazorca, encima le echamos un poco de pollo deshilachado, un trozo de aguacate en rodajas, un chorrito de crema de leche y unas alcaparras.
Os va a encantar!!!

miércoles, 12 de abril de 2017

JUGO DE GUANÁBANA EN LECHE

Hola de nuevo a tod@s! me disculpo por llevar tanto tiempo sin actualizar el blog, pero la vida es una constante de cambios, y me ha pillado desprevenida, así que no he tenido tiempo de avisar, ni cocinar, ni publicar nada.
Os cuento que me he mudado a Colombia, ni más ni menos, y aquí estoy feliz, estudiando, trabajando, con mi novio, en una gran ciudad en América del Sur.
Por ahora todo es estupendo a pesar de ser una capital un poco caótica, sobretodo por las colas de coches que aquí llaman "trancones". Pero quitando pequeñas cosas.. genial.
Y una de tantas cosas buenas de aquí es la comida: cantidad de comidas diferentes, jugos (zumos) y demás que os iré enseñando.
En esta entrada os muestro cómo se hace un jugo de guanábana en leche, que en Bogotá se toma principalmente en las comidas (si si, zumos con leche en las comidas, no de postre)
La guanábana es una fruta tropical grande; puede llegar a pesar 3 ó 4 kilos, fea por fuera, verde con una especie de picos gruesos y por dentro blanca con pepitas gruesas y grandes. Para que os hagáis una idea sería como una chirimoya enorme, un poco más oscura por fuera y la textura no tan arenosa por dentro. El jugo es exquisito, de los mejores que he probado, claro que yo lo tomaría más para desayunar o cenar...


Ingredientes:
Guanábana
Leche
Azúcar (en mi caso le puse leche condensada)

Preparación:

Cortamos la guanábana y le sacamos la carne con la mano y quitamos las pepitas que tiene.
En una batidora ponemos la carne de la guanábana, leche al gusto y un poco de leche condensada. 
La guanábana es un poco amarga, por lo que tiene que llevar azúcar, pero os aconsejo que vayáis poniendo poco a poco hasta que sepa como os guste más a vosotros.
La cantidad de leche depende de la cantidad de guanábana:  tiene que quedar un líquido no muy espeso, como un puré muy ligero.
Batimos bien en la batidora y servimos frío. Podéis colarlo, aunque no os lo aconsejo: batid muy bien que el jugo es espectacular!!!

jueves, 21 de julio de 2016

BIZCOCHO DE COCO CON GLASEADO

Este bizcocho es súper esponjoso, y el glaseado le da el tiqye perfecto para la hora del café.
 Lo hice para gastar una bolsa de coco rallado que tenía en la cocina y no se me iba de la cabeza.
 La textura estupenda, aunque se bajó un poco al final (abajo explico por qué) Error de principante que os aviso para que no os pase!

Ingredientes (salen 2 de tamaño medio, de unos 600 gramos)
300 gramos de azúcar
3 huevos
320 gramos de harina (normal, de trigo)
80 gramos de coco rallado
250 mililitros de nata (o 2 yogures naturales)
1 sobre de levadura química
Una pizca de sal
130 mililitros de mantequilla derretida o de aceite.
Para el glaseado:
25 gramos de mantequilla
25 gramos de queso de untar tipo philadelphia
150 gramos de azúcar glass
4 cucharadas de leche
Aroma de ron, coco, vainilla... lo que más os guste.

Preparación:

En un bol ponemos el azúcar y los huevos y batimos bien unos minutos. Incorporamos la mantequilla derretida poco a poco sin dejar de batir, y luego la harina con la levadura y la sal, poco a poco. 
Terminamos añadiendo la nata o los yogures y batimos lo justo hasta integrar todo bien. Tened cuidado porque si batís mucho, la nata se convertirá en mantequilla y notaréis que la crema hace grumos y sale un agua (el suero) 
Añadimos el coco y movemos con una espátula hasta integrar.
Ponemos en los moldes y lo llevamos a horno precalentado a 180°C/356F durante 40 minutos aproximadamente calor arriba y abajo, sacamos cuando al pinchar, el palito salga limpio.
Hacemos el glaseado mezclando la mantequilla con el queso y el aroma y después añadimos la leche y el azúcar hasta tener una crema. 
Echamos por encima del bizcocho cuando lo desmoldemos en frío.
Nota: mi bizcocho se bajó por el centro por desesperada. Hay que poner una bandeja arriba o papel de aluminio y no quitarlo hasta que falten 10 minutos, que lo retiraremos para que se dore. Yo lo quité antes, se doró demasiado sin cocerse y luego tuve que volver a ponerle el papel de aluminio para que no se quemase, por lo que hizo costra y tardó más en hacerse y se bajó.