Este blog nace de la necesidad de recopilar las recetas que voy haciendo y el gusto de querer compartirlas con todo el mundo

martes, 11 de julio de 2017

PIZZA BARBACOA CON CARNE

Me encantan las noches de pizza y peli, o pizza y reality. Cuando estaba en España lo hacíamos muy a menudo en casa con mi madre y mi hermana.
Ahora ellas lo echan de menos y yo lo hago con Fa en Colombia. Es lo bueno de cocinar: a donde quiera que vaya me llevo mis "rutinas", sólo cambia el reality: en España "Supervivientes" y en Colombia "Desafío".
Esta pizza es de carne con salsa barbacoa y mozzarella. Salió muy muy buena, y eso que tenía mis dudas a la hora de hacer la masa, ya que las marcas de harina y sus denominaciones son diferentes, y tenía miedo de que la harina que compré no fuese de fuerza y no se comportase bien a la hora de amasar. Pero no, perfecto.
Más abajo tenéis unas fotos de la levadura fresca y la harina que usé para la masa.

Ingredientes para 4 personas:

Para la masa:
300 gramos de harina de fuerza (harina para pan)
7 gramos de levadura fresca de panadero o 3 gr de levadura seca (no polvos royal)
3 gramos de sal
1 cucharada de aceite
150 mililitros de agua

Para el topping:

500 gramos de carne picada de ternera (carne molida de res)
3 cucharadas de aceite
1 cebolla grande
400 gramos de queso mozzarella
Orégano
Sal
Salsa barbacoa al gusto que podéis comprarla o hacerla con:
150 ml de tomate frito (pasta de tomate)
100 ml de ketchup
zumo de medio limón
1 cucharada de aceite
1 cucharada de vinagre
1 cucharada de miel
1 cucharadita de albahaca
1 cucharadita de orégano
2 cucharadas de mostaza
1 cucharadita de pimienta negra
(Calentar todos los ingredientes y dejar que hierva a fuego bajo hasta conseguir una salsa espesa)

Preparación:

Primero haremos la masa:
En un bol ponemos la harina, desmenuzamos la levadura y mezclamos, ponemos el aceite y la sal y luego añadimos el agua templada. Amasamos bien hasta tener una masa elástica y que no se pegue mucho a las manos. El truco es amasar bien y con paciencia, porque si agregáis demasiada harina terminará quedando una masa dura.
Dejamos reposar tapada en un lugar templado hasta que doble el volumen, aproximadamente entre 30 minutos y 1 hora.
Pasado este tiempo sacamos la masa del bol, la golpeamos y volvemos a amasar.
Estiramos sobre papel para horno encima de una bandeja para horno y dejamos que leve otra vez por 30 minutos bien tapada.

Mientras tanto hacemos el topping:
En una sartén con un poco de aceite caliente echamos la cebolla muy picada y sal, y cuando esté transparente añadimos la carne picada y damos vueltas hasta que se cocine bien.
Cuando esté bien cocinado añadimos la salsa barbacoa dejando un poco para poner en la masa de la pizza. Dejamos que evapore un poco la salsa.

Cuando la masa haya subido sobre la bandeja de horno ponemos unas cucharadas de salsa barbacoa por encima y echamos unas rodajas de queso mozzarella, después la carne molida y encima unas tiras de mozzarella, espolvoreamos orégano y lo llevamos al horno precalentado a 180ºC/356F durante 30 minutos hasta que la masa esté dorada y crujiente.

Aquí os dejo unas fotos de la levadura fresca y la harina que usé en Bogotá para hacer la masa. Como aquí no se llama igual que en España (harina de fuerza) y la mayoría son "fortificadas" aunque no sirven para lo mismo, os recomiendo que miréis en la parte de atrás del paquete de harina para verificar en la receta que traen si es para pan o para bizcochos.

martes, 27 de junio de 2017

FALAFEL (ALBÓNDIGAS FRITAS DE GARBANZOS) Y TABULÉ (ENSALADA DE BULGUR O SÉMOLA)

Hoy mi receta es un reconocimiento a un restaurante que me encanta en Alicante: el Mish Mish 
Es un restaurante de cocina oriental (turca, árabe..) espectacular. De sabores totalmente originales, en un ambiente actual, fresco, muy muy bonito y con unos precios realmente asequibles.
Dos de mis platos favoritos cuando voy allí son: el falafel, que es una albóndiga de garbanzo frita y el tabulé, una ensalada de sémola de trigo muy refrescante, que combina perfectamente con los hummus y otras delicias un poco más fuertes.

La receta del falafel es original de líbano de un vídeo que encontré por internet, y después de mucho probar di con la original, la que se asemeja a la del mish mish.

Espero que os guste tanto como a mi!

Ingredientes:
Para el falafel:
3 tazas y 1/2 de garbanzos
1 taza de cilantro fresco
1/2 taza de perejil fresco
4 dientes de ajo
2 cucharadas de sal
3 cucharadas de coriandro molido
2 cucharadas de comino
1 cucharada de ras al hanut
Pimienta negra
1 cebolla grande
1/2 taza de pan rallado
1/4 taza de harina
1/2 cucharada de polvo de hornear (levadura química tipo Royal)
Aceite para freír

Para el tabule:
250 gramos de sémola de trigo o bulgur (yo lo hice con sémola de trigo. Si lo hacéis con bulgur tendréis que seguir las indicaciones del paquete para cocinarlo)
1 Pepino
1 Pimiento rojo
Aceitunas negras
2 Tomates
3 cucharadas de perejil fresco
3 cucharadas de hierbabuena fresca
1 cebolla pequeña
el zumo de 2 limones
Aceite
Sal

Preparación:

Del falafel:
Ponemos los garbanzos a remojar toda una noche, y al día siguiente, una vez bien escurridos, los ponemos en una picadora/procesadora hasta que quede un granulado muy fino.
Los ponemos en un bol y reservamos.
En la picadora ponemos la cebolla cortada en cuartos, el ajo y el perejil con el cilantro y picamos bien de nuevo hasta que quede pastoso, no líquido y lo mezclamos con los garbanzos.
Incorporamos las especias: la sal, el coriandro, el comino, la pimienta negra, el polvo de hornear, el ras al hanut, la harina y el pan rallado.
Mezclamos muy bien ayudándonos con las manos para que quede todo bien mezclado.
Calentamos el aceite en una olla un poco onda mientras hacemos los falafel:
con las manos cogemos una cantidad como de una croqueta y vamos apretando mientras le damos la forma redondeada y aplastamos un poco (como si hiciésemos una mini hamburguesa) con la parte de atrás de una cucharilla le hacemos un agujero en el centro (para que se fría bien y no quede crudo en el centro)
Echamos en el aceite caliente y dejamos que se fría y se dore bien.
Sacamos sobre papel absorbente.

Hacemos el tabule:
Cocemos la sémola de trigo siguiendo las instrucciones del paquete (calentar agua hasta que rompa a hervir, apagamos el fuego y añadimos la sémola. Removemos, tapamos bien y dejamos 3 minutos que repose.
Añadimos sal, aceite y vamos separando la sémola con un tenedor con cuidado. Ponemos a fuego bajo unos minutos sin parar de remover para que no se pegue hasta que se quede seco.
Cortamos todos los ingredientes en láminas muy finas o dados muy pequeños, picamos bien el perejil y el cilantro y lo  mezclamos todo.
Rectificamos de sal, añadimos el zumo de limón y un buen chorro de aceite de oliva.
Servimos muy frío.

Nota: los falafel los serví con una salsa de pepino y yogur muy rica:
Necesitamos 2 yogures griegos
1 pepino mediano
1 cucharada de aceite de oliva
Unas hojas de menta muy picada
1 diente de ajo muy picado
Pimienta
Sal
Zumo de 1/2 limón
Rallamos el pepino y lo apretamos muy bien para quitarle toda el agua y mezclamos con el resto de ingredientes. Dejamos reposar una hora en la nevera y servimos muy frio.


martes, 20 de junio de 2017

BROWNIES (ESTILO CHEWY)

Esta receta la saqué de El comidista. Es un brownie compacto, chewy (que se pega un poco al paladar) muy bueno, aunque para mi gusto no supera mi receta de fudge chocolate brownies (receta aquí)
Igualmente es una muy buena receta, con una costra espectacular y rinde para muchas personas.

Ingredientes para 15-18 brownies:

170 gramos de chocolate negro de 55% cacao (tiene que tener más o menos esa cantidad para un perfecto brownie)
120 gramos de mantequilla sin sal
3 huevos medianos
160 gramos de azúcar blanco
120 gramos de harina
2 cucharadas de cacao en polvo (yo le puse valor)
Una pizca de sal
1 puñado de nueces (opcional)

Preparación:

Precalentamos el horno a 175ºC (347F) con calor arriba y abajo.
Untamos el molde con mantequilla o le ponemos una base de papel de hornear para que no se pegue.
Partimos el chocolate en trozos y lo derretimos junto con la mantequilla en un bol en el microondas (un minuto a máxima potencia) Removemos con cuidado hasta que se disuelva totalmente el chocolate.
Batimos los huevos con el azúcar hasta que doblen de tamaño y añadimos el chocolate con la mantequilla que habíamos derretido previamente.
En un bol mezclamos la harina, la sal y el cacao, lo pasamos por un colador y añadimos poco a poco esta mezcla a la masa de huevos y chocolate.
Si le añadís nueces, este es el momento.
Echamos la masa en el molde y lo metemos al horno durante 30 minutos aproximadamente o hasta que al pinchar con el palillo salga limpio pero con migas húmedas.

Dejamos enfriar el brownie dentro del molde y cuando esté completamente frío lo sacamos, lo despegamos del papel y lo desmoldamos en cuadrados.

Aquí os dejo unas fotos de un muy muy buen chocolate al 53% de cacao de Santander (Colombia)
Intenso, semiamargo y con un sabor afrutado al final. Si podéis.. tenéis que probarlo.

viernes, 16 de junio de 2017

PIE DE DULCE DE PAPAYUELA

Qué lástima!! Siento mucho no haberle podido hacer foto cuando aún estaba completa, pero en lo que me giré.. desapareció!!!
...y es que este pie triunfó en la noche del baby shower del sobrino de Fa. Están todos muy muy felices con la llegada de Kenneth, el primer sobrino y nieto en la familia; y como no podía ser menos.. las alegrías hay que festejarlas con dulce!
En este caso lo hice de dulce de papayuela. La papayuela es una fruta de la familia de la papaya típica de Colombia, pero al contrario que la papaya que es naranja por dentro y grande, la papayuela es pequeña, no más de 15 cm de largo y su carne es dura e insípida, por lo que hay que cocinarla en almíbar. Al final queda un olor intenso buenísimo que perfuma toda la casa.
El resultado es un pie, una masa quebrada con muchísima fruta en un almíbar ligero riquísimo.

Ingredientes:

Para el dulce de papayuela:
6 papayuelas maduras y grandes
Agua hasta cubrir las papayuelas
400 gramos de azúcar
2 ramas de canela

Para la masa del pie:
200 gramos de harina normal de trigo
100 gramos de mantequilla
1 huevo grande
50 gramos de azúcar
1 pizca de sal
1/2 cucharadita de esencia de vainilla (opcional)

Preparación:

Del dulce de papayuela:
Se pelan las papayuelas, se les sacan las semillas y se cortan en tiras a lo largo de 1 centímetro de grosor aproximadamente (un dedo de ancho)

En una olla se ponen a cocinar con agua hasta cubrirlas durante 30 minutos a fuego medio-alto hasta que estén blandas.
Pasados los 30 minutos añadimos el azúcar y la canela y cocinamos 30 minutos más a fuego medio hasta que quede un almíbar ligero. Apagamos el fuego, dejamos reposar y colamos y quitamos la canela
Podemos guardar el almíbar para otras preparaciones.

Hacemos la masa quebrada:

En un bol ponemos la harina, el azúcar y la sal  y echamos la mantequilla fría en dados. Vamos mezclando bien con las manos hasta deshacer la mantequilla y que quede una textura arenosa.
Añadimos el huevo y el aroma y amasamos lo justo hasta conseguir una bola.
Es importante que la masa no se trabaje mucho para que no se convierta en una masa elástica.

Hacemos una bola, la envolvemos en papel film y la dejamos aproximadamente 30 minutos en la nevera.

Pasado este tiempo la sacamos, la dividimos en dos partes y estiramos una, que vamos a poner en un molde de tartaleta, la pinchamos en el interior y la llevamos al horno durante 10 minutos a 180ºC/356F (horno precalentado)
Pasado este tiempo sacamos la masa del horno, la rellenamos con la papayuela y decoramos por encima con tiras de masa quebrada.
Pintamos con huevo (opcional) y esparcimos un poco más de azúcar por encima.
Llevamos de nuevo al horno por 15 minutos más.
Servimos templado con un poco de crema chantilly o helado de vainilla.

jueves, 18 de mayo de 2017

PIONONOS

Uf madre mía... esto de rescatar fotos que ya tenía hechas sin publicar y ponerles la receta es un auténtico suplicio, sobretodo cuando no las puedo volver a hacer por el momento.
Much@s ya sabéis que me he mudado hace unos meses a Colombia. Si, lejos.. lo sé, pero gracias a Dios estoy muy feliz aquí, con Fabián, entrando, saliendo, compartiendo el día a día, haciendo una especialización en neuropsicología (que me apasiona)... pero apenas cocino (por no decir nada)
Y tenía estas fotos sin publicar de unos piononos que aún recuerdo el sabor, la textura... un poco mojaditos sin llegar a ser borrachos...Todos quedamos encantadísimos con esta receta, que hice varias veces.
En la primera foto se ven unos piononos con caramelo por encima. En realidad no son así, pero no me quedaba fuego en el soplete para quemar el azúcar y no tenía pala para quemar, así que hice un caramelo y lo puse por encima. El resultado? Bueno, pero finalmente si no tenéis soplete o pala de quemar no es necesario que lo hagáis porque quedan espectaculares sin el caramelo también.

Ingredientes para el bizcocho:
4 huevos grandes
100 gramos de azúcar
50 gramos de harina de trigo normal (harina de todo uso)
50 gramos de harina fina de maíz (Maizena)
30 mililitros de leche entera

Para la crema pastelera:
4 huevos
80 gramos de harina fina de maíz (Maizena)
700 mililitros de leche entera
300 mililitros de nata
250 gramos de azúcar
1/2 cucharada de aroma de vainilla o media vaina de vainilla
60 gramos de mantequilla

Para el almíbar:
500 mililitros de agua
500 mililitros de azúcar
100 mililitros de ron (es opcional, yo le puse unas gotas de esencia de ron que venden en el lidl en unos paquetes con otras esencias de limón, naranja, buttercream...)


Preparación:

De la crema pastelera:
En un cazo ponemos a calentar la leche, la nata, el azúcar y la vainilla a fuego medio, removiendo bien para que se disuelva el azúcar y no se pegue en el fondo.
En un bol ponemos los huevos con la harina de maíz, batimos y colamos para asegurarnos que no quedan grumos.
Cuando la mezcla de leche esté caliente sin hervir, echamos un poco sobre los huevos y batimos rápidamente para que no cuajen, y lo echamos todo en el cazo de nuevo, removemos y dejamos a fuego medio que hierva hasta que espese. Hay que estar batiendo constantemente para que no se pegue. Sacamos y pasamos por un colador chino para dejar la crema lisa (si no hay grumos no es necesario)
Añadimos la mantequilla, que se derretirá por el calor de la crema y movemos bien hasta que se integre todo. Tapamos con un papel film transparente que pegaremos en la superficie de la crema para que al enfriar no haga costra y dejamos fuera hasta que temple. Una vez templado lo podemos poner en la nevera para que enfríe.

Para el bizcocho:
Precalentamos el horno a 180ºC
Separamos las claras de las yemas.
Montamos las claras y cuando estén ya montadas añadimos la mitad del azúcar y seguimos batiendo hasta que estén muy duras. Reservamos.
Batimos las yemas con el resto del azúcar hasta que blanqueen y tripliquen el volumen. Añadimos la leche poco a poco sin dejar de batir.
Añadimos poco a poco las claras que teníamos reservadas: primero un poco y mezclamos sin cuidado hasta integrar y luego en dos veces más usando una espátula, con movimientos envolventes de abajo a arriba hasta que quede bien mezclado.
Echamos la masa en dos bandejas con papel de horno y la extendemos bien usando una espátula. Recordar que tienen que ser unas planchas finas, extended bien.
Horneamos las planchas 7 minutos calor arriba y abajo y sacamos, dejamos enfriar sobre una rejilla y una vez frías quitamos el papel de horno.
Dividimos cada plancha en dos cortándola a lo largo como en la foto y extendemos una buena capa de crema pastelera sobre el lado no poroso de cada porción (es la parte que queda hacia arriba cuando está en el horno)
Dejamos un margen de 2 dedos sin poner crema por uno de los lados (hacemos así porque al enrollar la crema va desplazándose un poco hacia el final y quedaríamos untados de crema)

Enrollamos cada trozo de plancha y la apretamos ayudándonos del papel de hornear (giráis y apretáis hacia vosotros, para que la crema no se vaya hacia el final.
Los envolvemos en el mismo papel de hornear, o como yo hice en papel film, apretando bien para que mantengan la forma. Los metemos en la nevera unas 4-6 horas o toda la noche.
Cuando estén firmes preparamos el almíbar:
En un cazo con agua echamos el azúcar y la esencia de ron (o el ron) y dejamos que hierva unos minutos. Dejamos que se temple
Quitamos el papel film, cortamos los extremos para que queden iguales y bonitos y cortamos el rollo en trozos de 2 ó 3 dedos de ancho.
Con el almíbar templado metemos los trozos en él, dejamos 1 segundo y sacamos rápidamente para que no se nos rompan y dejamos enfriar.

A la hora de presentar hay dos formas (tenéis la foto arriba del todo: los dos de los extremos que tienen el caramelo tienen más crema pastelera y los de en medio no)
Ponemos los piononos con la crema pastelera hacia arriba, entonces con una manga pastelera ponemos otro poco de crema encima, espolvoreamos azúcar y la quemamos con un soplete
O dejamos los piononos como los de enmedio en la primera foto y simplemente los espolvoreamos con un poco de azúcar y lo quemamos.

jueves, 11 de mayo de 2017

AMERICAN APPLE PIE (TARTA DE MANZANA AMERICANA)


Ohh.. qué delicia de tarta!!... Cómo desearía estar en casa ahora y hornear una de éstas...
De lo poco de menos que echo en falta en Colombia -después de mi familia y amigos, obviamente- es la cocina de mi casa: mis moldes, mis tonterías de cocina, mi horno destartalado pero que va como un tiro...
 Esta receta es americana, pura manzana a la que yo agregué pasas, para contrarrestar ese toque un poco ácido. Espectacular. De mis favoritas.
 Qué más puedo decir? que la manzana suave que no se deshace contrasta muy bien con la corteza crujiente de la masa, y ya si lo acompañamos de una natilla ligera (natillas españolas, no las colombianas) una crema inglesa ligera y buena compañía..la tarde es perfecta. Probadlo.

Ingredientes (voy a poner las cantidades tanto en medidas americanas como españolas)
Para la masa:
2 tazas y 1/2 de harina normal de trigo (590 gramos de harina de todo uso)
1 cucharada de azúcar granulado
3/4 de cucharadita de sal
10 cucharadas (140 gramos) de mantequilla sin sal cortada en dados pequeños.
1/3 taza (75 gramos) de mantequilla con sal cortada en dados pequeños
6 cucharadas de agua muy fría (puede que necesitéis un poco más)

Para el relleno:
1/2 taza (112 gramos) de azúcar granulada blanca
1/4 taza (50 gramos) de azúcar moreno de caña (o panela)
2 cucharadas de harina de trigo normal
1 cucharada de zumo de limón
2 cucharaditas de cáscara de limón rallada sin la parte blanca
1/8 de cucharadita de nuez moscada
3 libras de manzanas (1 kilo y 300 gramos) tipo Granny Smith (las verdes o amarillas muy firmes) peladas, sin hueso y cortadas en rodajas finas (a mi me gustan un poco más gruesas, pero finas es la receta original)
Uvas pasas (opcional, al gusto, un buen puñado)

Ingredientes para la corteza superior:
Leche
Azúcar granulada blanca

Preparación:

Para la masa:
Mezclar la harina, el azúcar y la sal en una picadora o batidora (se puede hacer a mano) Agregamos las mantequillas y en la procesadora o batidora vamos dándole hasta conseguir una textura como de migas. Añadimos el agua muy muy fría y batimos hasta conseguir una textura de arena húmeda. Si la masa está seca añadimos más agua poco a poco.
Hacemos una bola y la dividimos en dos partes. Aplanamos como si fuese un disco, las envolvemos en papel film transparente y dejamos enfriar en la nevera 2 horas como mínimo.

Para el relleno:
Precalentar el horno a 200ºC (400ºF)
En un bol grande ponemos el azúcar blanca, el azúcar moreno, la harina, la ralladura de limón, el zumo de limón y la nuez moscada. Mezclamos bien y después añadimos las manzanas y las uvas pasas y volvemos a mezclar, que se impregne todo bien.

Para hacer la tarta:
Para un molde de unos 23/26 cm de diámetro
Sacamos uno de los trozos de masa y lo ponemos en una encimera enharinada. Estiramos hasta conseguir un círculo de unas 12 pulgadas (unos 35 centímetros) y lo ponemos en un molde para masa quebrada. Tiene que sobrar masa por los bordes cuando lo pasemos al molde.
Ponemos dentro el relleno y tapamos con el otro trozo de masa que habremos estirado igual que el anterior.
Podéis cortar en tiras y poner primero unas verticalmente y luego otras horizontalmente atravesando las verticales como si fuese un enrejado o extendéis toda la masa como en la primera foto tapando completamente la tarta.
Cerramos bien los bordes apretando la masa de arriba con la de abajo y pintamos con leche.
Espolvoreamos un poco de azúcar por toda la superficie.
Meter al horno durante 10 minutos y luego bajamos la temperatura a 190ºC (375ºF) y cocinar 1 hora hasta que la masa tenga un ligero color dorado (si os gusta más dorada, dejadla más tiempo) y los jugos empiecen a burbujear. (si veis que se dora demasiado ponedle un poco de papel de aluminio por encima.
Dejar enfriar completamente y servir con una crema inglesa o una bola de helado de vainilla.


viernes, 5 de mayo de 2017

POLLO EN SALSA DE PISTACHOS

Hoy vengo con una receta que tenía sin publicar, pero que en casa nos gustó mucho: pollo en salsa de pistachos.
No es una receta que necesita mucha elaboración, es muy rica y diferente.
No sé si a vosotros os pasa, pero una termina cansada siempre de las mismas salsas.
Como digo, es una receta sencilla, perfecta para aquellos que estan a dieta y se aburren de comer siempre lo mismo.

Ingredientes para 4 personas:

4 muslos de pollo sin piel
1 cebolla grande
2 puerros
1 pimiento verde grande
50 ml de brandy, oporto o similar, también podéis ponerle vino blanco
2 hojas de laurel
500 ml de caldo de pollo o agua
50 gramos de pistachos pelados
3 clavos de olor
Sal
Pimienta
Aceite de oliva

Preparación:
En una sartén con un poco de aceite doramos y sellamos los muslos de pollo con un poco de sal. Reservamos.
En la misma sartén ponemos la cebolla, el pimiento verde y los puerros todo picado muy fino y dejamos que se haga a fuego lento con un poco de sal y pimienta.
Cuando ya las verduras tengan color volvemos a echar el pollo y regamos todo con el licor, y dejamos que evapore el alcohol.
Añadimos el caldo o el agua justo que cubra los muslos e incorporamos los clavos de olor y el laurel y dejamos que se haga bien el pollo.
Por otro lado en una sartén pequeña doramos un poco los pistachos sin que se quemen porque amargan.
Sacamos el pollo, lo reservamos, sacamos los clavos de olor y el laurel y batimos bien los pistachos con las verduras y el agua donde hemos cocido el pollo. Si queda muy espeso añadimos agua.
Servimos poniendo una capa de salsa de pistachos sobre el pollo y acompañamos con unas patatas cocidas.